El veterano de la guerra de Corea recuerda a sus camaradas en el servicio Anzac de Gore

Robyn Edie

Walter Gee, de 94 años, de Gore, un veterano de la guerra de Corea, en el servicio del Día de Gore Anzac.

El Día de Anzac significa muchas cosas diferentes para Walter Gee.

Mientras estaba cerca del amanecer en el Cenotafio de Gore el lunes por la mañana, recordó a los camaradas con los que luchó en la guerra de Corea.

“Ya no quedan muchos veterinarios coreanos. Tengo 94 años», dijo.

Gee estaba enseñando en una pequeña escuela cerca de Motueka cuando se alistó para servir en Corea en 1950.

LEE MAS:
* La muerte de un hermano en la Guerra de Corea impulsa la vida de servicio del hombre de Hamilton
* Pretender medallas para verdaderos héroes: Te Papa lanza la campaña familiar del día de Anzac
* Gore RSA honra a hombres y mujeres en servicio con ocho murales

Corea del Norte, apoyada por China y la Unión Soviética, invadió a Corea del Sur, que contaba con el apoyo de las Naciones Unidas, en junio de ese año.

“Me inscribí porque pensé que las Naciones Unidas necesitaban algo de influencia y lo sentí con tanta fuerza que dejé la enseñanza y me inscribí”.

Gee dice que está frustrado de ver que la guerra continúa, esta vez en Ucrania.

“Estoy muy disgustado, alguien debería haber tenido las agallas y el sentido común para intervenir y detenerlo ahora. Rusia simplemente veta todo lo que va en su contra y las Naciones Unidas parecen impotentes: es hora de que tenga una revisión”.

Robyn Edie/cosas

El desfile del Día de Anzac de Gore marcha hacia el cenotafio.

Gee comenzó su servicio en Corea como artillero de la artillería 53 y ascendió de rango para convertirse en teniente.

“Me enviaron a casa después de 15 meses para hacer un curso de oficiales y luego tuve que entrenar a algunos soldados para que me llevaran allí”.

Si bien los peligros de la guerra no se olvidan fácilmente, también tiene buenos recuerdos de su tiempo en Corea.

“A los estadounidenses se les permitía una lata de cerveza Budweiser al día. Dirigía el comedor de oficiales de la Batería 162 y uno de mis trabajos era ordenar la bebida. Teníamos un estante superior completo y todo, así que les dije que podía pedir algunos para ellos en mi suministro.

Robyn Edie/cosas

Los niños de las escuelas de Gore se preparan para colocar ofrendas florales en el Cenotafio, encabezados por el mariscal de desfile Michael O’Neill.

“Unos meses después salió una directiva de que no debíamos pedir alcohol para nadie más. Todavía no estoy seguro de quién abandonó el juego”, dijo.

Pero el Día de Anzac también le recuerda a Gee los grandes momentos que pasó en Corea después de la guerra.

“Lo pusieron todo y no nos costó absolutamente nada. Fue un momento fantástico”.

Gee colocó una ofrenda floral en el servicio de Anzac de Gore para recordar a sus amigos y colegas que no regresaron a casa.

“Dan un excelente servicio aquí, está muy bien hecho”, dijo.

También en el servicio estaba Fred Cooper, un veterano de la Segunda Guerra Mundial de 100 años.

Robyn Edie/cosas

El veterano de la Segunda Guerra Mundial Fred Cooper, 100, de Gore, asistió al servicio del Día de Anzac de Gore.

Ha sido una larga tradición para él cantar el Padrenuestro durante el servicio, pero este año se reprodujo una grabación de él.

También depositaron una ofrenda floral los miembros del consejo escolar de Gore Main School, Zoe Grant, 11, Veda Peterson, 10, y Marshall Sinclair, 11, quien llevaba puestas las medallas de su tío Jack.

Veda dijo que asistía al servicio para «recordar a las personas que lucharon en las guerras, incluidos los miembros de mi familia».

El director de Gore Main School, Glenn Puna, dijo que la escuela había realizado su propio servicio del Día de Anzac antes de que comenzaran las vacaciones escolares, y que había invitado a los alumnos a representar a la escuela en el servicio.

“Tuvimos una muy buena participación, es mucho mejor que el año pasado.

Robyn Edie

Los alumnos de Gore Main School esperan en la calle principal para marchar hacia el cenotafio para el servicio del Día de Anzac.

“Han estado aprendiendo sobre los Anzac, por lo que es bueno que vengan al servicio”.

Gore y el presidente de la Asociación de Servicios para Retornados del distrito, Neil Bone, estimaron que unas 450 personas asistieron al servicio.

Robyn Edie

El presidente de Gore RSA, Neil Bone, pensó que unas 450 personas asistieron al servicio del Día de Anzac.

“Estaban comenzando a reunirse a las 6:15 a. m. y había algunos allí cuando nos estábamos instalando justo antes de las 6 a. m.”, dijo.

“Dado todo lo que está pasando con Covid y el pronóstico del tiempo, que decía que había un 70% de probabilidad de lluvia, estamos muy contentos con la participación”.

También te podría gustar...