‘La gente está sufriendo y tenemos que tomar medidas’: Fairer Future revela un plan de siete puntos para sacar a las familias de la pobreza

Mientras los burócratas bailan en torno a soluciones que podrían crear un cambio duradero para las familias de bajos ingresos, tamariki y whānau que viven en la pobreza están sufriendo, dicen los defensores.

Fairer Future, un grupo de defensa contra la pobreza apoyado por 33 organizaciones en Aotearoa, lanzó su plan de siete pasos para un futuro más justo el lunes antes del Presupuesto 2022 en un intento por crear un cambio duradero para las familias que viven en números rojos.

Basado en los hallazgos y recomendaciones del informe Whakamana Tāngata 2019 del Grupo Asesor de Expertos en Bienestar (WEAG), el plan de Fairer Future establece siete cambios de política para el Ministerio de Desarrollo Social.

Esto incluyó aumentar los beneficios para los ingresos del nivel de vida, elevar el salario mínimo al salario digno, aumentar las asignaciones por discapacidad, cambiar las reglas de relación para los beneficiarios, eliminar las sanciones en el sistema, cancelar la deuda con el ministerio y mejorar el acceso a la asistencia complementaria.

LEE MAS:
* Abuso en el cuidado: el panel de expertos maoríes dice que ha llegado el momento de que la Corona se haga a un lado
* El partido maorí dice que ‘podrido hasta la médula’ Oranga Tamariki debería haberse disuelto
* ¿Pueden los cuidadores de Pākehā brindar un apoyo cultural adecuado a los niños maoríes bajo su cuidado?

La Dra. Huhana Hickey (Ngāti Tāhinga, Whakatōhea), que fue miembro de WEAG y apoya el kaupapa de Fairer Future, dijo que ha escrito al primer ministro y al ministro de desarrollo social todos los meses desde la publicación del informe, instándolos a aumentar el apoyo a aquellos involucrados en el sistema de bienestar, pero no son ellos los que ella necesita para pasar la línea.

“No son ellos los que lo están deteniendo, son sus analistas de políticas. Son los del Gobierno que tienen siete casas y grandes carteras los que están deteniendo activamente la implementación de WEAG”.

Monique Ford/Cosas

Glenis Philip-Barbara, comisionada adjunta para los niños maoríes, dice que los beneficios deben aumentar para mantenerse al día con el costo de vida.

El comisionado adjunto de la Infancia Māori Glenis Philip-Barbara (Ngāti Porou, Ngāti Uepōhatu) dijo que había personas en el poder que no entendían la gravedad de la crisis de pobreza que enfrentaban tamariki y su whānau, porque ven las cifras como puntos de datos en lugar de personas. luchando por salir adelante.

“Es muy fácil en este clima aislarse de las dificultades que experimentan nuestras comunidades, pero todos los que están sentados hoy en este hui en particular están conectados con whānau y la comunidad que sabemos que lo está haciendo difícil.

“Es realmente importante que, como neozelandeses, esta brecha no siga creciendo entre nosotros y cree esta mitología de que todos estamos bien. La gente está sufriendo y tenemos que tomar medidas”.

Si bien el sufrimiento de whānau era inaceptable, dijo Philip-Barbara, el costo social y personal de la pobreza para los tamariki se extendió aún más.

“Los niños de este país están soportando una carga injusta de pobreza en este momento, y no solo ellos y sus whānau están sufriendo hoy, sino que estamos creando un futuro para ellos que no pueden imaginar”.

Charlotte Curd/cosas

Los niños se están perdiendo porque los beneficios no están a la altura de la inflación, dice Philip-Barbara, comisionado adjunto de la Infancia maorí.

Los Tamariki, que están creciendo sin lo esencial y sin estabilidad, están preparados para esperar un futuro sin esperanza, donde sus necesidades no serán satisfechas, dijo Philip-Barbara.

“Ya estamos viendo eso en nuestras estadísticas de salud mental, estamos viendo whānau viviendo con estrés tóxico, estamos viendo niños criados en moteles y automóviles, esto no es aceptable para ningún neozelandés en ningún rincón de este país, y así tenemos que tomar medidas ahora”.

Si bien era necesario abordar estos problemas en todo el campo, los problemas de inequidad observados en el sistema de bienestar también eran una preocupación.

En Aotearoa, el 9% de los niños Pākehā y sus familias vivían en la pobreza. Para los niños maoríes y pasifikas, esta cifra era más del doble con un 20 % y un 25 % respectivamente, dijo Phillip-Barbara.

Desayuno

El analista de políticas sociales Ronji Tanielu analiza el informe Estado de la Nación 2022 del Ejército de Salvación.

“La misma presencia de desigualdad es evidencia de la larga cola de la colonización”, dijo Philip-Barbara.

“Estamos a 18 años de los 200 años desde que se firmó Te Tiriti, ahora tenemos la oportunidad de sacar a nuestro whānau de la pobreza”.

El presidente de la Asamblea de Personas con Discapacidad de Nueva Zelanda, Nathan Bond, dijo que esta inequidad también se observó en la distribución de las asignaciones por discapacidad.

La cantidad máxima a la que una persona puede acceder semanalmente es de $70.40, dijo Bond, pero el promedio promedio para quienes reciben esto es muy inferior.

Pāhekā recibió los pagos semanales promedio más altos de $ 13,65, seguido de Māori con $ 9,70 por semana y Pasifika con $ 6,50.

Envíe sus sugerencias, ideas para historias y comentarios a poutiaki@stuff.co.nz

Esto ni siquiera comienza a cubrir los amplios costos de apoyo a los gastos semanales que requieren muchos destinatarios, dijo Bond.

“Y solo una fracción de esos costos en realidad se consideran gastos que están cubiertos por el subsidio por discapacidad.

“La realidad es que vivimos en un mundo que es inaccesible y discapacitante, y por eso hay costos adicionales significativos para las personas discapacitadas solo para poder vivir una vida normal.

“Establecer una tarifa mínima fija contribuiría en gran medida a cerrar la brecha entre esos grupos étnicos y tendría un impacto significativo en las personas discapacitadas”.

También te podría gustar...