Los maoríes que sufren un accidente cerebrovascular tienen más probabilidades de morir después de 12 meses, según un estudio

Los pacientes con accidente cerebrovascular que son maoríes reciben menos tratamiento y tienen peores resultados que otros grupos étnicos, según ha descubierto un nuevo estudio.

El impacto del origen étnico en el acceso a la atención del accidente cerebrovascular y los resultados de los pacientes: un estudio observacional a nivel nacional de Nueva Zelanda se publicó en The Lancet Regional Health – Western Pacific el martes.

Analizó los tratamientos y los resultados de salud de 2379 pacientes con accidente cerebrovascular en 28 hospitales en 2018.

Ricky Wilson/cosas

La Dra. Matire Harwood dice que es decepcionante ver que los maoríes tienen peores resultados después de sufrir un derrame cerebral en comparación con otras etnias.

Los no europeos, específicamente los maoríes, tenían menos probabilidades de ser tratados en una unidad de accidentes cerebrovasculares agudos en comparación con los europeos.

LEE MAS:
* Los maoríes tienen más probabilidades de morir después de la cirugía que los no maoríes: estudio
* El epidemiólogo de Wellington gana una subvención de $ 800k para abordar el cáncer, la ‘crisis’ de la diabetes
* La investigación de salud sobre el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardíacas recibió $ 68,3 millones en fondos, anuncia el ministro Andrew Little

Los no europeos también tenían menos probabilidades de recibir una prueba de deglución dentro de las 24 horas posteriores a la llegada al hospital.

Los pacientes maoríes y del Pacífico experimentaron peores resultados a los tres y 12 meses después de un accidente cerebrovascular y los maoríes tenían más probabilidades de morir a los 12 meses.

Los maoríes también recibieron tratamientos preventivos menos específicos, como asesoramiento de seguimiento sobre los principales síntomas y riesgos a tener en cuenta después de un accidente cerebrovascular, en comparación con otros grupos.

El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Otago, después de recibir fondos del Consejo de Investigación de Salud de Nueva Zelanda.

La profesora asociada de la Universidad de Auckland, la Dra. Matire Harwood (Ngāpuhi), dijo que era decepcionante que a los pacientes maoríes con accidente cerebrovascular les fuera peor que a otros grupos.

Pero tiene la esperanza de que la Autoridad de Salud Maorí recientemente establecida ayude a abordar estas desigualdades.

“El hecho de que las personas, cuando salen del hospital con un accidente cerebrovascular, se deterioren y mueran, y no reciban la medicación que deberían tomar para prevenir otro accidente cerebrovascular, estas son todas las cosas que nuestros proveedores de salud maoríes pueden intensificar y cumplir”, dijo.

“Entonces, la Autoridad de Salud Maorí tiene un papel muy importante en la financiación de esos programas, supervisándolos, asegurándose de que estén funcionando y ajustándolos para garantizar que su calidad continúe mejorando”.

También te podría gustar...